Comunidad BakPak

Bitácora de viaje / Zona del Silencio

Día 1

Cuando entramos a la última carretera que conecta a la zona del silencio, el valle nos brindó un paDía 1 Cuando entramos a la última carretera que conecta a la zona del silencio, el valle nos brindó un paisaje de montañas con nubes bajas. Nuestra primera parada fue un comedor en medio de la nada, una rica ensalada de pollo activó nuestras energías olvidando las horas de carretera para poder llegar hasta ahí.

La señora de aquel desolado lugar nos advirtió que estuviéramos atentos donde íbamos acampar ya que en ese lugar existe una energía de “seres” que muy posiblemente serían de alguna manera visibles. Sintiendo una incertidumbre, mirándonos sin hacer comentarios nos despedimos en dirección a la entrada del valle. En aquella entrada vive Juan, uno de nuestros guías ejidales con más conocimiento de la zona, su labor es la pisca de candelilla.

Contento de vernos baja la candelilla de su camión y procedemos a entrar a los últimos 9 kilómetros de terracería. Sobre el camino las nubes comenzaron a bajar aún más, dejando caer unas gotas de lluvia que ningún tipo de predicción meteorológica lo contemplo en nuestros planes y que en más de 10 años de exploración jamás había visto, mucho menos en esta época del año. Llegando al lugar de acampado la lluvia ocasional, se tornó torrencial comenzando a preocuparnos el regreso, por el camino y principalmente el frío, ya que la temperatura en el desierto baja drásticamente una vez que cae la noche.

Con el camión de Juan por delante y siguiendo su buena pericia para encontrar el camino de regreso y sin ninguna otra luz en cientos de kilómetros llegamos a su casa sin ningún problema; solo la lluvia y el sentirnos mojados. Nuestra primera acción fue salvaguardar el equipo y los que nos encontrábamos con la ropa húmeda fue secarnos. Esta primera bienvenida prácticamente nos obligó a unirnos sin necesitar de alguna dinámica para romper el hielo, formando una muy buena presentación para unirnos en equipo, cenando, cantando, riendo y celebrando un cumpleaños en medio de la única casa con luz mercurial sobre la carretera desolada en la zona del silencio Continuará…

Bakpak