Sandboard emoción en el desierto.

Historia

El Sandboard se vio influenciado en gran forma por el Surfing, y muy pronto aparecieron tablas de Sandboard de todo tipo. Durante dos décadas se utilizaron como elementos para deslizarse en la arena pedazos de cartón, techos de autos, tablas de surf viejas y esquíes acuáticos, así fue que comenzó la historia del Sandboard.

Los 70

A mediados de los 70 el Sandboard había sido presentado en varias publicaciones y programas deportivos de televisión, todo gracias a los esfuerzos de los pioneros del sandboard contemporáneo, Jack Smith (reconocido skateboarder) y Gary Fluitt, poseedor de un estilo incomparable.

Pero la historia del Sandboard no obtuvo el impulso necesario para ser reconocido mundialmente, sino que el snowboarding tomó la delantera y se convirtió en furor, relegando a los practicantes del Sandboard al baúl por 12 años más. Los centros de ski operaban ya con instalaciones completas, listas para recibir a las masas que reclamaban este nuevo deporte.

La pasión por las dunas continuó animando a aquellos que preferían la arena que la nieve. Una de esas personas fue Lon Beale, actualmente editor de Sandboard Magazine (publicación importante a nivel de sandboarding). Durante la primavera del 1973, un amigo de Lon, que recientemente se había mudado al Desierto de Mojave (California), le mostró por primera vez el sandboarding.

Sandboard

El sandboard puede llegar a ser considerado como un deporte extremo muy reciente, casi nuevo. En cierta forma lo es, pero realmente es más un deporte desconocido por las masas que una novedad. Existen documentos e información que demuestran que los antiguos egipcios practicaban una actividad similar al sandboard, deslizándose sobre dunas de arena en planchas de cerámica y madera.

En que consiste

El sandboard consiste en deslizarse por dunas de arena sobre una tabla aferrada a los pies mediante seguros. Para facilitar el deslizamiento y disminuir el rozamiento que se genera entre la arena y la tabla, ésta última puede ser frotada con parafina o similares.

Las dunas pueden presentar rampas y obstáculos agregados por los mismos deportistas, para así poder realizar diferentes saltos y trucos al deslizarse.

El sandboard es un deporte extremo emparentado con el surf, el skate y el snowboarding, considerado una alternativa a éstos por quienes los practican. Suele ser una actividad de verano, dadas sus características y su requerimiento de experiencia mínima.

Mi experiencia

A principios del 2007, gracias a un video de Turismo de Coahuila, me enteré que cerca de Monterrey había dunas espectaculares, donde se podían practicar este tipo de deportes, y fue así que quedé enamorado de la idea de poder conocerlas.

Contando con un poco de experiencia en el skate, el bmx y patines desde los 15 años, pues siempre me ha gustado experimentar algunos deportes extremos, y en mi curiosidad de querer hacer algún día snowboard, pues me tope en internet con el sandboard, comencé a investigar cómo se practicaba y encontré a gente de Sonora y Chile que ya lo practicaban desde años atrás y comencé a pedir consejos, además de dónde podía comprar una tabla de snowboard, ya que ellos me recomendaron estas tablas.

Y así fue como, en marzo del 2007, me dirigí a las dunas de yeso en Cuatro Ciénagas, Coahuila, a 45 minutos de la ciudad de Monclova, en donde pude encontrar dunas de arena blanca y húmeda de 5 a 7 metros de alto y pendientes pequeñas en donde la tabla de snowboard funcionó muy bien y comencé a practicar este deporte.

No satisfecho con la experiencia, seguí investigando dónde más se podía practicar este deporte, y fue así que di con las dunas de Bilbao, a 30 minutos de Torreón, Coahuila, en donde la experiencia creció al grado de toparme con dunas de 15 a 20 metros de altura y pendientes de hasta 25 metros para deslizar, con arena bastante seca y pegajosa. Fue aquí donde comencé a tomar experiencia en el control de la tabla.

La tabla debe estar preparada con una cera especial, dependiendo del tipo de arena con la que te encuentres, ya que todas son diferentes. Desgraciadamente, ese tipo de cera es difícil de encontrar en México, ya que este deporte se practica más en zonas más desérticas, así que, para sustituirla, he usado cera del tipo automotriz para poder repeler la arena de la tabla al momento de deslizarme y tomar más velocidad.

En sí, el deporte no es difícil, es cuestión de práctica; aun así, tiene sus riesgos, como todos deportes de este tipo, y hay que estar preparados para cualquier eventualidad a la hora de practicarlo.

En México, este deporte no es muy conocido, y sólo se practica en zonas como Sonora, Los Cabos, partes de Veracruz y Coahuila. En Monterrey, a penas algunas pocas personas lo están conociendo, pero como es una actividad relativamente barata y fácil de aprender, esperamos que el número de practicantes aumente en la ciudad.

 

1 pensamiento en “Sandboard emoción en el desierto.”

  1. Hola! No tengo mucha experiencia en surf ni skate pero si en otros deportes.
    Estoy segura que practicando podré lograr algo decente del sandboard.
    Soy del df; sabes algún lugar en donde pueda practicar por aquí cerca antes de lanzarme a las dunas profesionales?
    Mil gracias!

Deja un comentario