Ríos

Un río es una corriente natural de agua que fluye atravesando montañas, bosques, selvas y hasta ciudades, se unen a otros ríos, o desembocan en lagos y mares. Puede ser relajante sentarse a la orilla y pensar, divertirse con un buen chapuzón e inclusive podemos beber de él, siempre recordando que entre más cerca estemos de donde brota, más limpia y pura será su agua.

Asimismo, debemos estar conscientes de los riesgos que implica ubicarnos cerca de un río, ya sea para nadar, acampar o cruzar por él, por lo que es necesario tomar las medidas de seguridad adecuadas para realizar estas actividades.

rio2Observar el río

Antes de tomar la decisión de acampar, nada o cruzar un cauce, debemos ocuparnos en observar el territorio, el comportamiento de las aguas y así prever las medidas de seguridad que nos llevarán a tener las condiciones a nuestro favor.

Estudiarlo y analizar la profundidad, la fuerza y velocidad de la corriente, prestar atención a las piedras que ahí se encuentran y lo más importante de todo, checar las condiciones climáticas. Tenemos que recordar que los ojos de agua, veneros o donde nacen estos caudales están en las montañas; por eso hay que tener en cuenta las probabilidades de lluvia tanto desde donde baja el río, hasta donde estamos nosotros. Por otro lado, si el río baja de un lugar nevado debemos percatarnos del factor deshielo.

 

riosLa fuerza de un río

Es muy importante saber si cruzar es lo óptimo, de ser este el caso tenemos que pensar la mejor forma de hacerlo. Primero buscando la parte más estrecha del caudal y saltarla, siempre estando seguro que no es un lugar hondo ni que su corriente es muy fuerte. Otra forma de hacerlo es buscar un puente natural, ya sea un tronco o formaciones rocosas.

Por último, si no encontramos nada parecido a lo anterior tendremos que entrar al río, tomando todas las precauciones necesarias. Es muy importante atravesar siempre con calzado, encontrar la parte menos profunda, ajustar nuestra mochila y buscar un palo para apoyarnos, de preferencia que nos llegue a la altura del hombro para un uso correcto, cómodo y seguro. Caminar siempre en diagonal hacia la corriente, dar pasos lentos y seguros para no resbalarnos, evitar que el agua nos llegue arriba de las rodillas por cuestión de fuerza y equilibrio.

Si en dado caso la persona que cruza el río llega a tropezar y es llevada por la corriente, la posición que debe tomar es la conocida como “muertito” con los pies hacia la corriente, utilizando las manos para dirigir y los pies para evitar golpes con rocas grandes.

Efecto Eddy

rios1Cuando escuchamos el término “hidráulica” es referente al poder del río y lo que este conlleva. Es necesario saber que luchar contra corriente es inútil, además nos llevará a la fatiga. Como ya se mencionó antes, tenemos que observar el escenario, estar seguro de lo mejor, para poner manos a la obra. También es importante saber que si estamos atravesando el caudal y sube el nivel es sinónimo de crecida. Entonces dejamos de atravesarlo o buscamos otra manera. Si una persona se encuentra en medio, deberá encontrar una piedra o un árbol lo suficientemente firme para que este lo cubra de la corriente, pues ahí es donde se genera menos fuerza y de todo el río es la parte más segura -a esto se le llama efecto “Eddy”, como algún amigo que tenemos por ahí- los demás acompañantes deben encontrar la forma correcta de ayudarlo. Todos deben estar 100% seguros para poder ayudar. Se debe de encontrar alguna solución al problema, siendo lo más recomendable lanzar un cabo de la cuerda, esperar a que esté bien anudado, anclar el otro extremo a un punto fijo en tierra para después arrastrarlo a la orilla, utilizando como último recurso entrar al agua, pues si se llegase a tomar esta decisión es necesario que vaya bien sujeto con una cuerda lo suficientemente resistente y firme. Al hacer cualquier tipo de maniobras tenemos que cuidarnos de los objetos que el río trae consigo, como piedras, troncos, lodo, etc. Recordando siempre el respeto y cuidado con la naturaleza pues su fuerza es incalculable.

Las características con las que podemos verificar si se acerca una crecida son: 

El nivel del agua; generalmente empieza a subir muy rápido, puede llegar a subir en cuestión de segundos, y es aquí cuando debemos salir. Otra forma es observar la velocidad que llevan los hilillos de agua y comparar el centro con la orilla, si en estos se llega a ver una gran diferencia o inclusive alcan- zamos a distinguir flechas apun- tando hacia donde fluye, es sinónimo de una gran crecida.

Recomendación del experto

Los ríos profundos suelen tener remolinos, si en dado caso llegamos a quedar atrapados en uno debemos extender los brazos y girar en nuestro propio eje a favor del remolino, en cualquier momento este tipo de rotación nos expulsara de ahí mismo.

 

 

 

Deja un comentario