Viejo Lobo de Montaña

3 consejos de los mayores para convivir en la naturaleza ¿Así que te sientes muy salsa saliendo a campo? ¡Bahh! Los viejos lobos de montaña se hacen con el tiempo. Pero, ojo, no son las personas que tienen más hazañas, que tienen más cumbres alcanzadas, las que alcanzan este status. En mi opinión, un viejo de lobo de mar se distingue por 3 rasgos en su convivencia.

 

Actitud

Mala idea

Presumir a todos tu experiencia. ¡Ah! Cómo caen gordos los pavorreales que se la pasan hablando de sus hazañas o que creen que merecen más mérito por ello. La gente admira a los viejos lobos de la montaña por su sencillez para compartir con otros su experiencia, además de contagiar su emoción por salir a la naturaleza. Si te crees muy salsa, si crees que la actividad que realizas te pertenece por alguna razón cósmica, lo único que vas a provocar es alejar a las personas del deporte.

Buena idea

Invita a la chaviza a una de tus excursiones. Aprovecha la oportunidad para compartir con ellos todo lo que sabes sobre el vestuario adecuado, las reglas de seguridad, el alimento para llenar la panza, en fin, todos los tips que has aprendido para vivir una excelente salida a campo.

 

Basura

Mala idea

Tirar tu basura como si fueras Hanzel y Gretel. ¡No seas puerrrrco! Con el tiempo, uno toma consciencia del impacto de sus decisiones, incluso de las que parecen más chiquitas como tirar una bolsa de plástico. En la naturaleza, el viento, la lluvia, los animales, mueven todos los elementos que hay en la tierra… tu bolsa de plástico puede ir a tapar el alcantarillado público, a obstruir el cauce de un río o, incluso, el tracto digestivo de un animal.

Buena idea

Guarda tu basura en un compartimiento de tu mochila, puedes llevar una bolsa de papel para depositarla sin manchar tus cosas. Deposítala en los botes adecuados.

 

Compartir con otros

Mala idea

Subir el volumen a tu música de antro o rancho. No es que tus gustos sean gachos, pero sí incomodas al subir los decibeles para que toda la montaña se entere. Tal vez no ves un problema en esto, tal vez piensas “pos disfruto yo y mi raza, ¿y qué?” pero justamente esa es la actitud que arruina la convivencia. La naturaleza no te pertenece, tienes que aprender a compartir así como ella comparte contigo. Y si crees que eres su dueño, bueno, ya desde ahí mereces… CHANCLA.

Buena idea

Escuchar música a niveles razonables, que no rompan el tímpano pero que te permitan gozar esa canción que te motiva a seguir adelante.

Deja un comentario